Vestidos años 50, pinup, rockabilly, swing, madmen...

DORMIR JUNTOS

Cuando se habla de sexo, la expresión dormir juntos lo que significa de verdad es tener una noche de pasión. Pero hoy quiero ser casta y pura y cuando hablo de dormir juntos me refiero al sentido más literal de la expresión, dormir con la pareja. ¿Te metes en la cama y te conviertes en un osito de peluche? ¿O marcas las distancias y trazas una frontera en el centro del colchón? ¿Te acurrucas a la almohada? ¿Eres de los que dan patadas? No sabes la de modos que tiene la gente de dormir, la noche está llena de durmientes singulares. ¿A que sí? Es toda una experiencia dormir por primera vez con una persona.

Tópico del día
Dormir acompañado


Mi fuente de inspiración de esta columna fueron dos cosas: una noche reciente que vi dormir a mi pareja y una serie en la que la chica duerme por primera vez con el hombre de su vida. Sé que no es ninguna novedad pero me llevó a pensar lo íntimo que es dormir (literalmente) con alguien. Confías en alguien tanto como para compartir tu momento más privado, más vulnerable. El hecho es que si durante la noche te despiertas, ver a tu amor dormir es uno de los sentimientos más enternecedores que se pueden experimentar. No puedes pensar en alguien mejor para llenar ese hueco (a no ser que hablemos de lo bien que se duerme solo de vez en cuando, pero eso es tema para otra columna). La cosa es dice mucho de ti con quien compartes las sábanas.

Dormir con otra persona es el acto más íntimo que podemos compartir y que no debemos tomar a la ligera. Este tema afecta mucho a las parejas que mantienen relaciones a larga distancia. Para ellos, o para parejas que no viven juntas, dormir juntos puede suponer un reto. Una decadencia para los que están acostumbrados a ello que para estas parejas significa una experiencia única que guardan en sus recuerdos como tesoros. Que mayor placer para ellos que fantasear despertarse cualquier lunes al lado de la persona que quieren. Considera esta realidad y aprecia lo que tienes.

Dicho esto, ¿qué tipo de durmiente eres tú? Mi compañero y yo siempre comenzamos abrazados y por lo general acabo haciéndome con toda la cama dejándole a él en un rincón. Y además duermo como un lirón por lo que pocos éxtasis visuales puedo tener contemplándole. Pero sin duda nuestra posición para quedarnos dormidos es la de la cucharilla, estamos abrazados pero los dos podemos respirar, que es muy importante. A lo largo de la noche podemos revolvernos, darnos la vuelta, pero generalmente alguna parte de nuestros cuerpos se toca. Algunas veces las piernas se enredan, otras se rozan los pies o nos damos la espalda, pero siempre juntitas. A veces, como la otra noche, caí dormida como quién cae de un paracaídas y así amanecí. El otro pobre vio mermado su rincón a la mínima expresión.

¿Cómo duermes tú? No hay respuestas buenas o malas. Hay personas que deciden dormir separados (en otra cama o en otra habitación, por distintos motivos, por los ronquidos generalmente), algunos empiezan la noche abrazados y acaban cada uno en una punta de la cama, y hay personas que no pueden soportar el roce nocturno. Algunos necesitan realmente disfrutar de un espacio y no les va nada tocarse o acurrucarse… al menos que halla sexo mediante.

Así qué, ¿cómo sueles dormir? ¿Duermes a solas o con compañía? ¿Dormís de la misma manera? ¿O sois de dos planetas distintos cada uno con un horario para irse a dormir? Es muy normal irse a la cama a distinta horas; y si ese es tu caso, ¿te arrimas a tu pareja cuando te metes en la cama o respetas el descanso? Si quieres, cuéntame tu experiencia que alguien se verá en ti.

Devotamente tuya,

Malachuca