Vestidos años 50, pinup, rockabilly, swing, madmen...

Un pecado inocente en fotografías


Mientras miro el portfolio de Giulia Agostini no puedo evitar pensar que las ha tomado un domingo por la mañana. Ese bendito día en que reina la paz, la tranquilidad, como si el tiempo se hubiera suspendido y la cálida luz del atardecer que se filtra por los resquicios de las nubes fuera a durar para siempre.

Ese es el sentimiento que me transmiten las imágenes con toque vintage de Giulia. Quizá es la sencilla tendencia europea de esta fotógrafa italiana de saborear el instante de la vida en las pequeñas cosas. Todo lo que sé es que este trabajo me calma, me vuelve inocente e ingenua y me recuerda que por muy dura que sea la semana al final tendré un momento para mi intimidad, un valor tan escaso que es casi un pecado.











Giulia Agostini nació en Venecia. Después de graduarse en la escuela de Bellas Artes comenzó a pintar y de ahí pasó a la fotografía. Su trabajo se centra en la fotografía de mujeres y de ella misma. Juega con la luz, el movimiento, la forma y la belleza. Algunas fotos tienen un lado oscuro, casi triste como la fotografía de la chica en la playa. Una mirada bastante singular que se repite a lo largo de toda su obra.

Más información  Giulia Agostini