Vestidos años 50, pinup, rockabilly, swing, madmen...

Entrevista con la pintora Alicia Esclápez. La magia de la mariposa eterna.

Alicia Fernández EsclápezAlicia es una pintora indómita que despierta en nuestros corazones la vocación de más vida y libertad, es la primavera hecha chica, que llega, incluso sin buscarla. Su vida está hecha de momentos de crisálidas y momentos de mariposas, porque está impregnada de la cualidad de ser una nómada imposible de si misma. Ella se aferró a sus pinturillas cuando otros niños ya las habían soltado porque desde siempre entendió que en ellas estaba su destino. La vida de Alicia es color, línea y trabajo.







Nacida en Elche se formó como artista en la Escuela de Arte de Orihuela y en la facultad de Bellas Artes de Altea. Se considera una esponja que aprende de todo lo que la rodea pero su convicción por ser artista la maduró una conferencia de Alberto Corazón. Desde entonces no ha parado de experimentar buscando nuevas formas de expresarse. Su centro de inspiración, su vida, es pintar, pintar y exponer y encontrar nuevos lugares y espacios donde pueda mostrar su obra.

¿Cuándo elegiste ser de profesión pintora?
Mi única vocación ha sido la pintura. Desde que soy consciente de mi existencia, los lápices, los rotuladores y pinceles siempre han estado acompañándome. No concibo mi vida sin los colores ni las líneas. Siento la necesidad de mostrar la percepción que tengo del mundo. Es la forma que tengo de ser feliz. La creatividad y mi obra están conmigo desde siempre. Así como he evolucionado como ser humano, mi obra ha evolucionado conmigo.

Háblame un poco de la evolución de tu trabajo
Cuando empecé a formarme, me volqué con la ilustración y el dibujo. Mis creaciones abarcaban desde el cómic hasta los retratos a lápiz. Siempre me ha gustado el carboncillo, los esbozos, los estudios de anatomía, la fuerte influencia de la naturaleza y sus motivos vegetales. Acuarelas, tinta china. E incluso he dibujado con café. Me gustaba trabajar con el agua, con los pigmentos. Era algo más casual, y espontáneo.
Con el tiempo me involucre con el óleo, y descubrí otro juego, otro mundo muy diferente. Comprendí que a través del óleo el color era más intenso. Las formas más nítidas, los formatos enormes, las horas ante el caballete. Ese microcosmos me cautivó, y ya no pude escapar. Y aunque sigo dibujando, tanto con acuarelas como con el ordenador, el óleo es mi principal prioridad.

“Popis es un dibujo que empezó hace más de una década. Han sido esos dibujitos que he garabateado en mis libros del instituto, en las notitas que de mano en mano pasábamos mis amigos en clase. Eran el principio de “algo”, y que como yo ha evolucionado. Ahora gracias a mis conocimientos de Photoshop, he logrado ampliar las posibilidades de un personaje muy característico. Es un dibujo sin pretensiones, que intenta hacer feliz a la gente y a mí. Amigos, familia, a mí misma, personajes de ciencia ficción, me inspiro en lo que me gusta y me divierte".
 

¿Hay algún artista especial para ti?
Siempre he tenido debilidad por la obra de René Magritte.  Pero existen muchísimos artistas que admiro. Salvador Dalí, Frida Kahlo, etc. Y no me puedo olvidar de compañeros de facultad y amigos que son grandes artistas.

¿Te sientes parte de un movimiento artístico en especial?
Se podría decir que soy surrealista y naïf. Aunque no me gustan las etiquetas, ni catalogarme en un determinado movimiento. Estoy en constante evolución…igual mañana me da por la abstracción, o por el impresionismo. Pero nunca querría dejar de ser Alicia Esclápez.

l_1c2cea0e61d04cf59c889270f3d27cb9[1]“Para mí es importante el color y sus armonías, y la naturaleza y su abstracción espontánea. Pongo un ejemplo; un árbol que germina y se expande no cuida la dirección de sus ramas, solo quiere ascender donde esté el sol. No necesita herramientas matemáticas, y sin embargo es perfectamente armónico con su contexto. Sus hojas son perfectas, sus medidas milimétricamente hermosas, los nudos de sus ramas, el color de su corteza, la silueta a contra luz. Todo es, sin pretender nada. Yo quiero esa expresión mágica de la creación, quiero que mis cuadros busquen la luz, y tengan tanta personalidad como un árbol. Es por eso que en mi obra hallarás ramas constantemente buscando algo, que ni yo sé realmente.  Creo que la naturaleza me da esas posibilidades, y es un gran aliado a la hora de crear mis mundos paralelos. Se podría decir que es una musa infinita."



¿Tu condición de mujer te ha influido en la manera de interpretar el arte?

Sin duda. Mi mensaje onírico viaja a través de la mirada de una mujer. Pero puede llegar a cualquier persona. O al menos es mi pretensión.

¿Qué sentido tiene el arte para ti?
Para mí el Arte es un modo de vida. Es mi forma de sobrevivir. Por lo tanto tiene todo el sentido posible. Cuando pinto alcanzo un estado de paz absoluta. Pierdo la noción del tiempo. Los segundos, son horas, son días enteros y son milésimas de segundos. Después cuando despierto de ese estado descubro mi obra, y la descubro como si no fuera la propia autora. Es como estar poseída por otra Alicia más fuerte y poderosa. Me siento feliz en el acto de pintar. Aunque cuando mi cabeza está cerrada en banda y no hay forma humana de concentrarme esa sensación agradable al sujetar el pincel se transforma en una desazón, y me lleno de inseguridades y me transformo en una Alicia horrible que me enferma.

En su obra Mariposas Azules la pintora plasma su fascinación por la versátil y efímera vida de los insectos.  De cómo una mariposa deja atrás una crisálida y con ella un pasado como oruga. La vida terrenal da paso a una muerte (simbólica), a una resurrección, para acabar volando frágilmente por encima de las flores. La mariposa es sus esperanzas, sus sueños por cumplir. Y a través de ella representa una parte de ella que está por nacer. Y está en su obra porque necesita pintarla para así alcanzarla.


¿Cómo se lleva ser artista en España?

Como en todas las profesiones, tienes que ser constante y  perseverar, y no rendirte a la primera. Nadie dijo que fuera fácil. Pero cuando consigues subes los primeros peldaños te sientes muy satisfecha, aunque lo importante es mantenerse sin duda. Y eso es así en España,  y en el resto del mundo.

¿En qué proyecto estás trabajando ahora?
Ahora mismo está finalizando una exposición colectiva, en la sala del Ateneo, y tengo que ponerme a trabajar en la siguiente exposición para finales de año, en las salas de El corte Inglés de Alicante. Además también estoy trabajando en una  próxima exposición individual en la Casa de Cultura de Catral, pueblo donde resido.
La idea que tengo en mis próximos cuadros, sigue la línea anterior exposición aunque noto una evolución desencadenada por el ciclo de mi vida que estoy cerrando. La adaptabilidad a la soledad y la introspección a mis sentimientos. Enfoco mi obra más a la melancolía. Ello conlleva una utilización de colores más fríos, y en elementos más oscuros. Aunque no pierdo la esencia colorista, de alguna forma lo siento todo más triste. Con ello no quiero decir que la tristeza sea mala, es una buena influencia comprobar a través de mis cuadros que la tristeza ofrece cosas bellas, y que todo lo que pueda sentir yo, o cualquier persona, es una fuente de inspiración que siempre debe aprovecharse.

Si alguien quiere ver tu obra, ¿dónde debe dirigirse?
Ahora mismo no está expuesta en ninguna sala. Acaba de finalizar el XXIV Salón de Otoño en el Centro Ateneo de Alicante. Así que habrá que esperar a que  conozca nuevas fechas. De todas formas en myspace, y en mi Blog, se pueden encontrar los próximos eventos.



Si te gusta el trabajo de Alicia y quieres ayudarla a promocionarse considera compartir esta entrada con tus amigos utilizando los botones de redes sociales que pongo a tu disposición. ¡Una para todas y todas para una!