Vestidos años 50, pinup, rockabilly, swing, madmen...

Las menores no pueden abortar solas

Es pronto aún para avaluar los efectos que ha tenido la Ley del Aborto desde que entrara en vigor el pasado 5 de julio y mucho menos en el que ha sido uno de sus puntos más polémicos: las menores. Los pocos datos que se disponen apuntan a que muy pocas menores acuden solas a abortar y, las que lo hacen, tienen una justificación clara.

mujer%5B3%5D[1]

Las jóvenes de 16 y 17 años que quieran abortar pueden tomar libremente la decisión de hacerlo hasta la semana 14, al igual que el resto de las mujeres. Sin embargo, deben presentar un documento que acredite que su padre o madre (o tutor o tutora) está informado.
En aquellos casos en los que la joven alegue “conflicto familiar”, el personal médico será el encargado de valorar la situación, para lo cual podrá pedir un informe psicológico. La chica podrá acudir a la clínica con ese representante legal o sola, siempre que presente ese texto junto con alguna documentación acreditativa que certifique que la persona representante legal está informada.
Además, la nueva ley de plazos para el aborto, aprobada en el Congreso por 183 votos contra 162 y en el Senado por 132 votos contra 126, incluye una excepción al requisito de que las personas representantes de la menor deben conocer su decisión. Y es en los casos en los que la joven alegue que esa información le provoca "un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia intrafamiliar, amenazas, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo".
Entonces, dice el desarrollo reglamentario, "el médico encargado de practicar la interrupción del embarazo deberá apreciar que las alegaciones de la mujer son fundadas". Así se deja en sus manos la decisión, aunque puede pedir el apoyo de personas profesionales de la psicología o el trabajo social.

Virginia Olivera, presidenta de la Federación de Mujeres Jóvenes vaticina que “las consecuencias de las limitaciones al aborto libre de las menores que establece la ley, van a ser negativas” y asegura que “el procedimiento es muy confuso, no se sabe bien quién ni cómo se establece la viabilidad en el caso de las chicas que sienten que no pueden expresarse en casa porque no van a contar con la aprobación”.
Para Virginia hay algo claro: que la validez de la denuncia de la joven que declara que no puede contar en casa que quiere abortar dependa de otras personas “es un error que complica las cosas y alarga un tiempo que en estas situaciones es crucial”.

Mientras, Acai asegura que “las menores de 16 y 17 años que acuden a abortar sin informar a sus padres alegando conflicto familiar o desarraigo son muy escasas”. Apenas 27 en el recuento que han hecho en 19 clínicas desde que el pasado 5 de julio entrase en vigor la nueva ley del aborto."La mayoría acude con sus padres", declaró Francisca García, vicepresidenta de Acai.

En 2008 (últimos datos oficiales), abortaron algo más de 115.000 mujeres, según Sanidad. De ellas, unas 15.000 tenían menos de 19 años.


Agencia: Ameco